Matarraña

Matarranya

Y donde queremos estar

Esta pequeña comarca, vertebrada de sur a norte por el río Matarraña, es una joya natural por su diversidad y riqueza de paisajes tanto por las sorprendentes e integradas modificaciones del hombre en el medio. Un paseo por los pequeños bancales de olivos, almendros y vides de los alrededores del pueblo nos muestra las dos caras, complementarias, de una naturaleza virgen y vigorosa que el hombre, desde tiempos remotos, intenta dominar.

El contraste de paisajes se hace patente en distancias relativamente cortas. En unas decenas de kilómetros pasamos de las agrestes cumbres de los Puertos de Beceite, que recorren todo el sur de la comarca, hasta la tierra de suaves lomas pobladas de olivos al norte, lindando ya con la depresión del Ebro.

La rica colección de pueblos medievales, magníficamente conservados, es otro de los muchos alicientes de la zona. Todo amante de la historia o simplemente de la belleza serena de la arquitectura medieval disfrutará con la visita a todas las vivas poblaciones de la comarca.

Hasta el momento no conocemos a nadie, y como mejor ejemplo el nuestro, que en una única visita no desee el regreso a esta privilegiada tierra.

Cuidado, engancha ;-)

Descubre los tres territorios